miércoles, 23 de mayo de 2012

Educación en España. Recortes y un largo etc.



No estoy de acuerdo con los recortes a la educación, ni a la ciencia, ni a la sanidad...es más, lo que recortaría es la política y el sistema financiero español, es decir, a los bancos. Pero aún así, quiero decir algo sobre la educación, desde mi punto de vista.
Si estoy a favor de que se amplíe la ratio, porque hay muchos problemas a la hora de acceder a los colegios elegidos, y porque creo que la calidad del profesorado, sin despreciar a nadie, ha bajado mucho. Y hablo desde la experiencia personal, y es evidente que mi experiencia será la contraria a muchos, pero es la que me ha tocado. Maestros que insisten hasta la saciedad a los padres que deben continuar la educación en casa (evidentemente), que hagamos deberes diarios con los niños, que estemos encima, encima, siempre encima de los niños. Pues mis padres nunca hicieron los deberes conmigo, y a mis profesores no se les ocurrió decirles nunca que tomaran parte en la educación escolar. Que cuando un niño necesita un refuerzo es el profesor el que debe dárselo, pero ahora se sienten superados con 25 niños. Y yo me eduqué en clases de 40 alumnos, y todos salíamos adelante, con mejores notas y mayor responsabilidad. Y aprendíamos mejor. Y los profesores se implicaban con los alumnos personalmente, no eran meros objetos de trabajo, y los padres no eran enemigos. Ahora los padres somos las peores pesadillas de los profesores, no digo que no haya padres pesados y muy tiquismiquis, yo conozco muchos, pero nos han colgado el sambenito y nos ponen un muro de acero entre ellos , el colegio, y nosotros. A mi me ha llegado a dar la tutora un cuaderno entero de restas mal hechas pidiéndome explicaciones, y yo me pregunto ¿la niña es tonta o usted no sabe hacer su trabajo? Porque conmigo las hace bien. Y si más de la mitad de la clase las hace mal...algo falla. Les ponen películas a la media hora de empezar la clase - por lo visto es muy cansado eso de enseñar -. Creo que han visto El rey león, Pocahontas, Tom y Jerry etc como 40 veces en lo que va de año. Y aún así, 25 niños les parecen muchos y encima los padres en casa tenemos que seguir con las tareas escolares. Conozco madres que pasan 5 y 6 horas diarias haciendo los deberes con sus hijos. ¿Nos hemos vuelto locos?
Ahora pongo las palabras de un antiguo maestro de mi infancia, que dice que "ante la dificultad y el número de niños que había, el alumno se crecía y se esforzaba por resolver sus problemas". Yo pienso que ahora no enseñan a ser responsables, ni trabajadores, no enseñan a pensar ni a resolver por si mismos, todo es estar encima de ellos con la nariz pegada a su cuaderno.
Le pregunté a mi antiguo maestro por la situación actual y me contestó: "Yo no creo que haya que distinguir ni mucho menos entre pública, concertada y privada. Toda la educación creo que es pública de una forma u otra. Sólo hay niños y profesionales y cuando se cierra la puerta de clase y te quedas con ellos, (yo he tenido o hemos tenido hasta 58 en clase, Y HAN SALIDO BUENOS PROFESIONALES). Tus alumnos, si eres responsable y te gusta tu profesión , como en todas, te vuelcas y sacas tus fuerzas, ilusión, recursos , medios, métodos y formas para conocer y llegar a todos para que nadie se quede aislado y realice sus trabajos día a día en colaboración con los compañeros y con los padres, a veces. Luego te llevas a casa los trabajos para seguir trabajando (yo cada día me traía cálculo, dictados, exámenes con los que me daban las tantas ¿te acuerdas de mi maletín?) Cada niño/ a es un mundo diferente con el que tratas de conectar y del que tienes que sacar lo mejor que lleva dentro para que se sienta importante e integrado en el grupo. Así poco a poco al menos se irá realizando como personas sin conflictos ni frustraciones . Todo lo demás es política, manipulación y negociete de algunos centros privados que quieren vender "la moto". Todos no pueden ser ni serán médicos, arquitectos, abogados, etc pero al menos serán más o menos felices . Yo veo y conozco a antiguos alumnos casados y que son unos excelentes padres de familia con sus trabajos y todo; y sin embargo ni los padres y ni algunos profesores daban un duro por ellos cuando estaban en la edad escolar porque iban a ser unos fracasados e iban a tener, según ellos, un futuro muy negro".

Por eso, yo lo que pido no es un recorte a la educación ni a los profesionales, pero sí les pido mayor responsabilidad y menos pedagogía barata, más humanidad, más esfuerzo, más implicación. Eduquemos niños que sepan pensar y resolver problemas.

5 comentarios:

  1. aurelia de seras24 de mayo de 2012, 8:47

    los maestros se han bajado de la tarima y ahí han perdido el respeto que se les debe.Los padres les toman por el pito del sereno y los niños igual.
    Me gustaría que escribiera aquí mi amiga Lupe ,maestra de Torreblanca y contara las anécdotas que le suceden a diario.Los niños no tienen ilusión por aprender y los padres tampoco los motivan.Se pasa de curso con asignaturas suspendidas,algo impensable antiguamente.
    Algo parecido le ha pasado alos médicos que se
    han dejado de respetar ellos mismos y si ellos no se respetan pues los pacientes tampocos..
    Ayer estuve en la Clínica de Fatima y me atendió
    un doctor que iba vestido con vaqueros ,camisa por fuera y su aspecto dejaba mucho de desear,
    y la enfermera que le ayudaba parecía la "Jenny
    de los Morancos " con bata blanca y coleta "espelucá".A mi a semejante médico se me quitaban las ganas de tratarlo de usted y con el debido respeto

    ResponderEliminar
  2. Ana:
    Muchas veces se me ocurre pensar a partir de la consecuencias. Es decir, emplear el pensamiento inverso, o reconstituyente, diría.
    La educación es uno de aquellos temas que llaman mi atención.
    Si nos llevamos por los resultados, que serían el crimen, surge la pregunta básica: ¿quién se beneficia de esto?
    La respuesta obvia apunta a quienes desean que el ciudadano sea un ignorante, un pelele. Precisamente, hablo de aquellos a quienes reclamamos que obren contra sus propios intereses.
    Hay un dejo de candidez en esos reclamos.
    Un saludo esclarecido (o no).

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo con el texto, ya que esta clarísimo que la educación que nos dieron a nosotros esta dando ahora sus malos frutos, estoy cansado de ver como muchísima gente de mi generación y alrededores se queda impasible ante los grandes problemas a los que nos estamos enfrentando y mira hacía otro lado, seguramente habrá malos profesores como hay malos mecánicos o malos lo que queramos, pero creo a pie juntillas en la labor del profesorado hoy en día y tengo la suerte de conocer personalmente a mas de cien profesionales de la enseñanza. Ademas creo que el contexto no es el mismo nisiquiera se parece, en mi edad escolar solo había dos canales de tv, maquinitas superaburridas , tres modelos de barbies y 10 tipos de gomitas (cuando las había). Lo siento, pero ahora, todo es distinto.No desprecio del todo lo que me enseñaron, pero en muchísimos aspectos a mí estuvieron a punto de castrarme el razonamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por eso digo en el texto que hablo desde mi experiencia y entiendo que otras sean contrarias. Pongo ejemplos muy claros para explicar el porqué no estoy de acuerdo con muchas cosas, ya me dirás si te parece bien encararse a los padres diariamente, no dar clases enteras ni prestar la atención adecuada al alumno. Será que me ha tocado ese porcentaje bajo de malos profesores. Yo también conozco grandes profesionales, por cierto. Respecto a la "lucha" frente los problemas, de una misma clase de nuestra generación, habrá un porcentaje que los afronte, otros que no sepan hacerlo y otros que no quieran, y eso viene más determinado por la actitud en casa que la educación escolar. Que ahora hay cosas mejores es indudable, pero hoy en día, tener tantos canales, juguetes y variedad en todo hace que los niños no le presten atención a nada ni tengan especial apego a sus cosas demasiado tiempo. Y yo no quiero volver al pasado, todo lo contrario, quiero que mis hijas aprendan a pensar y se las valore, no que se las trate como un incordio con el que ir a trabajar a diario, que hoy por hoy, es lo que me está tocando ver. En muchísimos aspectos, puede que la educación e antes no fuera perfecta, pero desde luego la de ahora tampoco. Hay que cambiar muchas cosas, ni volver ni estancarse pensando que ya está todo bien.

      Eliminar
  4. En la enseñanza hay de todo tanto bueno como malo.
    Pero estos recortes no van a arreglar el caos actual.

    Besos.

    ResponderEliminar

Te gustará también

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...