miércoles, 8 de mayo de 2013

Poesía de un lugar

Hay un lugar a medias donde me quito la ropa.
Un lugar donde donde el tiempo avanza y retrocede como yo quiero.
O se para. Lo congelo, y miro tu rostro.
Me quito la ropa y eres tú quien toca,
                                                     las cicatrices.
Las de dentro, las de fuera, las que llegan y brotan
cuando tus dedos van a la par que tus ojos.
Ese lugar eriza mis poros y mueve el aire.
No hay noes. No hay quizás. No hay mañana.
Hay un lugar donde me encuentro a veces.
Contigo.
Creo que es mi cabeza. Creo que es otro mundo. Creo que es puro.
Creo que es ahora.
No vendo sueños. Los hago y regalo. Se me caen en ti.
Donde no hay riesgo de vivir ni de morir.
Hay un lugar donde no hay estraperlo de emociones.
Los labios tiemblan, las manos vuelan, los ojos ven.
No hay tanta paz ni tanto ímpetu. Solo hay.
Ese lugar es siempre.



5 comentarios:

  1. Ciertamente vital !


    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Ana:
    Entre los misterios de la vida se halla ese lugar maravilloso que describes.
    Muy buen poema, te felicito.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Te gustará también

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...