viernes, 9 de octubre de 2015

Miedo

Puede que tenga miedo, o puedo que no. En todo caso será a que todo haya sido en vano. De que yo, que soy una mera casualidad perfecta, como todos, no signifique nada. Y nos diluimos, y así debe ser. Pero entonces, ¿por qué sentimos? Es un sinsentido.

¿Acaso los futuros tienen esperanza? ¿Quién lo dice? Sólo se trata de sobrevivir a toda costa, tapándonos los ojos a las miserias, al amor, a la valentía, y nos centramos en la supervivencia cool de jugar a las casitas, de jugar a ser buenos o malos, a que nos importa esta causa o la otra. ¿Qué pasa cuando no se tienen ganas?

Lo que pasa a veces es que uno se vuelve del revés y ya no hay vuelta atrás, es un punto de no retorno, en el amor, en la fe, las creencias, el entendimiento. Y estar atada de pies y manos. Sin poder dar lo que fuera por...

Ojalá me hubieras visto reír más. Ojalá me hubieras dejado ser anfitriona por una vez.
Pero los ojalá no sirven. Son verbos en subjuntivo. El presente simple es te quiero. El futuro simple, compañero.

En realidad, tú has sido mi respuesta a todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te gustará también

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...